lunes, julio 11, 2005

Fin de semana muuuy relajado...

Saben qué? me he dado cuenta que soy como muy bueno para hacer nada..., me explico: disfruto mucho trabajo y gracias a Dios lo tengo y pienso que cumplo con mi deber y etc., pero cuando llega el fin de semana y me puedo dedicar a descansar y a hacer NADA, lo disfruto mucho. No nos digamos mentiras, soy de los que piensa que uno vive del trabajo, no para el trabajo!

Después de terminar mis obligaciones en "el laburo" el sábado a mediodía, me fui para el cumpleaños de una persona cercana a una finca. Lo típico: asadito por la tarde, roncito con bretaña, ya no me gusta con coca cola (en realidad nunca me ha gustado, solo que casi siempre se lo traen a uno así), ni con canada dry, y conversaciones agradables con gente que uno aprecia y pa la camita relativamente temprano con L, que también me gusta mucho. El frío colaboro pal arrunche y pa dormir en "cucharita". Además eso incluye despertar el domingo tranquilo, relajado, con L al lado, más arrunche.

Otro placer "perdido", desayunar el domingo sin afanes y como se debe. En la semana, a duras penas te puedes tomar un café con cualquier cosa (lease arepa, pa los que estamos en Medellín) y rápido pa la oficina. Luego, un día lento sin afanes, sin tareas en particular para hacer, soleado, en una finca con una vista espectacular, hasta me dió para lavar el twingo, que por mas que lo quiera es una tarea a la que generalmente no me le mido y termino llevandolo a cualquier lavadero a que lo hagan, buen almuerzo, otros dos roncitos por la tarde, más conversación, etc.

Como podrán ver un fin de semana típico, sin nada en especial para hacer ni hazañas extraordinarias, pero que por algún motivo disfruté muchísimo. A esto es a lo que me refiero al decir que últimamente me he dado cuenta que soy muy bueno para hacer nada, además lo disfruto bastante, estoy en una etapa como de disfrutar mucho de las cosas sencillas, ya no tienen que ser los super planes y las rumbas extraordinarias (aunque tambien me gustan, pa que lo voy a negar). Como ven un fin de semana común y corriente, de un man común y corriente.