jueves, julio 21, 2005

Me comieron de almuerzo

Primera vez que me pasa, o que por lo menos me doy cuenta.

Ayer con mi cansancio a cuestas despues de haber pasado casi todo el día empacando mis corotos (me voy pa' mi nuevo apartamento el sábado!), decidí que no estaba como para cocinar nada así me estuviera muriendo de hambre. Hice la fácil, como diría un buen amigo, me fui a un centro comercial cercano a buscar algo para almorzar (eran como las 5:00p.m., pero para mí era almuerzo). Ordené una hamburguesa y me senté a esperar que me llamaran con mi pedido listo cuando de repente sentí que alguién me miraba, miré a la izquierda y en una mesa cercana me encontre con la mirada de dos mujeres con sus treintaypico de años a cuestas. Cuando volteé y se dieron cuenta que las había mirado, se miraron mutuamente y se cagaron de risa como dos adolescentes a quienes acaban de pillar haciendo algo malo.

Hasta ahí, todo normal, solamente pensé: este par de viejas que les pasa? y hasta me alcancé a reir un poco para mis adentros y pensar será que todavía tengo mi "pegue" o qué?. Bueno, trate de no pararle más bolas al asunto y esperar por mi hamburguesa. Mi cuerpo me la pedía a gritos.
Cuando me paré por mi almuerzo me sentí mirado de nuevo, esta vez me hice el bobo y no volteé, reclame mi hamburguesa, esperé que me sirvieran la gaseosa y me dirigí a la mesa donde estaba sentado antes. Esta vez sí mire, me estaban mirando (de frente, sin disimulo), se dijeron algo y sonreían. Caminé a mi mesa y las viejas me siguieron con su mirada. Me sente deliverandamente dándoles la espalda. Estaba muy cansado y solo quería comerme mi hamburguesa y largarme a mi casa a terminar de empacar y dormir. De pronto ví las viejas comprando un helado y mirándome como quien no quiere la cosa. Bum! ahora se sentaron en una mesa estratégica en la que me podían ver de frente. Ahora sí me sentí intimidado. Esto es una fantasía sexual recurrente de los hombres: dos viejas, más grandes que uno, etc., etc., etc.

Cada mordisco a la hamburguesa coincidía con una chupada de helado (puta, esto estaba cada vez peor!!!), y más miradas sin disimulo, y más risas, y más no se que hacer. me daba risa, me daba nervios, pensaba que esto no puede estar pasando a mí, si yo no soy siquiera pinta y mucho menos un galán de telenovela. Que es esto? que hago? Acepto que deliveradamente me comí la hamburgesa más despacio, me tome mi tiempo en untarle salsa de tomate a cada papita y entre en su juego, incluso logré que se les acabara el cono y que yo no hubiera acabado. Ahora no tenían excusa, ya habían terminado y podían irse. Pero no, se quedaron sentadas mirándome sin tapujos. Ahora sé como se sienten las viejas cuando los hombres las miramos y sentí terror (perdón mujeres, no lo vuelvo hacer. O por lo menos me voy a esforzar en disimular). Ya no era capaz de mirarlas, ahora si me embutí la hamburguesa y hasta no pude terminar las papitas.

De pronto, como que un flash me cegó y me hizo cerrar los ojos. Cuando los abrí, me descubrí pensando: pero me estoy agüevando o que? si yo soy hombre y me la esán sirviendo en bandeja de plata? dejá de ser marica, hace algo!!!. No sé de donde junte valor, cogí la servilleta, me limpie, respire hondo y me paré más decidido que nunca. Camine lo mas derecho que pude hacia donde estaban y las iba mirando, no les volteé la mirada, iba decidido, era un semental en celo! Juro que hasta las vi tragar saliva y quedarse perpeplejas. No me faltaba sino la banda sonora de fondo, era un momento épico, mágico. Cuando de repente PUM! todo la estantería se cayó un una micromilésima de segundo, como en una comedia gringa mala, se me atravesó un gordo con su gorda esposa y todo su prole y sus bandejas de pollo frito pinky en una carrera de cien metros planos dispuestos a no dejarse quitar una mesa libre que había más adelante. Me toco hacer un giro de 90 grados, y todo mi valentía se fue con ese giro, no pude mirar atrás. Me fui, todo acabo. Mr. Murphy te la volvio hacer.

Mas tarde en mi casa, no pude evitarme reírme de mí mismo. Se me vinieron a mi cabeza las historias de http://psychedelicsally.blogspot.com y pensar que esta historia parecía de ella. Y reírme de mi hombría, y pensar que si yo es que era güevón o qué? que si de verdad creía que eso me iba a pasar a mí algún día? Aterrizá pendejo! Y lamentarme porque el gordo no se pudo sentar en la mesa que yo dejé libre.

Sally, un saludo

2 Comments:

At sábado, julio 23, 2005 11:23:00 a. m., Blogger Psychedelic Sally said...

No es que me alegre de las desgracias ajenas pero me alivia saber que al menos no soy la única a la que le pasan éste tipo de cosas...
Algún día nos llegará nuestro verdadero golpe de suerte :)
Saludos!!!

 
At viernes, agosto 05, 2005 6:35:00 p. m., Anonymous Patton said...

jajajajajajajajajaj
juuuuaaa

Me hizo reir mucho! Muy bueno, a ese murphy lo debían matar juemadre!

O el consuelo de tontos: "Es que no le convenía" :P

 

Publicar un comentario

<< Home